Flower

BLOG

Un e-sanitario para un e-paciente

Evidentemente, para el desarrollo de un e-paciente, es necesario un e-sanitario ya que si el paciente que busca el aumento de sus conocimientos para lograr mayor autonomía coincide con un sanitario con una actitud fundamentalmente protectora y paternalista o maternalista la solución más probable es el cambio de sanitario.

Una de las características que debemos tener los sanitarios es la de sabernos adecuar a cada tipo de paciente. La entrevista clínica no es un diálogo en igualdad de condiciones y por ello la gran responsabilidad del éxito o del fracaso de la misma reside de forma más predominante en el sanitario, quien debe tener las habilidades de comunicación suficientes para crear un clima de confort y confianza y obtener los datos clínicos necesarios para el diagnóstico.

Evidentemente, no todos los pacientes nos van a pedir que les ofrezcamos herramientas para adquirir conocimientos y habilidades, pero ¿qué pasa si alguno de ellos nos las solicita?, ¿estamos preparados?, ¿seguimos creyendo que la búsqueda de información antes o después de salir de la consulta es un “atentado” contra nuestra “profesionalidad”?

Posiblemente sea una cuestión de orgullo. Aunque es cierto que parece que cada vez nos duele menos que el paciente acuda a consulta con datos de su enfermedad localizados en Internet.

Pero ¿qué características ha de tener un sanitario para poder tener un buen enganche con un e-paciente?

La búsqueda en Google de la palabra “e-sanitario” solamente arroja resultados relativos a la e-salud en general sin haber encontrado datos sobre las características del mismo. Posteriormente, he buscado “e-doctor” que ofrece resultados sobre algunas plataformas con herramientas de comunicación y algunos perfiles profesionales de médicos que se han autodenominado así.

Expuesto al error e intentando generar diálogo con nuevas aportaciones, me he decidido a establecer mi visión a través de un “decálogo personal” con las características que creo necesarias en un e-sanitario (y me gustaría que se mantuviera este diálogo a través de redes sociales).

Características de un e-sanitario:

  1. Capacidad de discutir o que sean discutidas sus propias decisiones. Ya sea por él mismo, por otros profesionales o por el propio paciente, de forma que tenderá a no ser tajante en sus apreciaciones y dejará siempre abierta la posibilidad al cambio o a aceptar una opinión o una decisión diferentes.
  2. Grandes habilidades de comunicación y capacidad de desarrollarlas por múltiples canales.
  3. Tener en funcionamiento varias vías de comunicación con el paciente que han de ir más allá de un teléfono y un correo electrónico. Posiblemente, sería interesante que tuviera un blog y presencia en redes sociales.
  4. Presencia activa en redes sociales. De esta forma, el e-paciente podría comprobar realmente que su e-sanitario tiene la convicción de que estas vías de comunicación son útiles, que las utiliza y que en cualquier momento puede dirigirse a otros profesionales de una manera rápida, fluida y natural para hacer cualquier tipo de consulta.
  5. Conocer recursos independientes y de calidad para ofrecérselos al paciente tanto sobre web como en aplicaciones para terminales móviles.
  6. Habilidades en el manejo de las herramientas informáticas.
  7. Saber acompañar al paciente en un proceso continuo de aprendizaje y ser capaz de ir aprendiendo en el mismo procedimiento.
  8. Generosidad para compartir información y conocimientos.
  9. Espíritu innovador y aventurero para ser capaz de explorar nuevas vías de transmisión de conocimientos y habilidades en salud.
  10. …continúa y completa este decálogo.

Hay varios ejemplos de sanitarios que están utilizando las herramientas basadas en Internet para complementar (nunca sustituir) una consulta presencial, y cada vez hay más pacientes que demandan estos servicios, los recursos están cada vez más preparados para ello, y técnicamente, la salvaguarda de la confidencialidad y privacidad de los datos es mayor…, ¿a qué estamos esperando?