Flower

BLOG

Herramientas de búsqueda de información sanitaria

El trabajo de los sanitarios requiere una actualización continuada a través de fuentes veraces e independientes que presenten los últimos avances en el diagnóstico, tratamiento y manejo de la salud y de la enfermedad en abordajes individuales, grupales y comunitarios.

Internet se ha erigido en las últimas décadas como una herramienta muy útil para acercarnos en tan solo unos pocos clics de ratón gran cantidad de información, algo que hace un tiempo sería prácticamente impensable.

Pero el exceso de información nos plantea nuevos problemas: ¿cómo separar lo fundamental de lo menos importante?, ¿de dónde extraer información fiable?, ¿cómo buscar de manera eficaz para dar respuesta concreta a nuestras preguntas?

Hablar de herramientas de búsqueda en Internet es hacerlo de Google, que se ha convertido en el referente y puerta de entrada a Internet de muchos de nosotros. La supremacía de este buscador es tal que en Estados Unidos se ha creado el verbo to google para referirse a las búsquedas en la red.

Posiblemente, la mayoría de las consultas sobre salud que realizan tanto la población general como los profesionales sanitarios se hagan a través de esta herramienta, sea por la facilidad de su uso, o por la utilización cotidiana que hacemos del mismo para otros aspectos de nuestra vida.

La pregunta es: ¿sabemos utilizar Google? En más de una ocasión hemos hecho alguna consulta en este buscador y nos ha devuelto cientos de miles o millones de resultados, por lo que esta aproximación resulta del todo inútil.

Por ello, es fundamental conocer los sistemas de búsqueda avanzados que nos ofrece el buscador (google.es/advanced_search) donde podemos utilizar booleanas (AND, OR, NOT), y limitar los resultados acotando respecto al tiempo, idioma, sitio o dominio donde esté alojada la información, tipo de archivo o derechos de uso de la información, como podemos ver en el siguiente tutorial1.

Pero si queremos ser más específicos, la empresa Google pone a nuestra disposición una herramienta interesante para realizar búsquedas sobre temas científico-técnicos. Se trata de GoogleScholar o Google Académico (scholar.google.es), un buscador específico de bases de datos de libros, revistas y tesis doctorales de contenido científico-técnico.

Un ejemplo de búsqueda en ambos buscadores podría ser el siguiente: si hacemos una búsqueda simple de término “hipertiroidismo” en Google obtenemos unos 1.180.000 resultados; si la realizamos en Google Académico obtenemos 10.500 resultados que además podemos acotar por fecha de publicación y por idioma y ordenar por relevancia o por fecha. También nos permite crear una alerta de esta búsqueda de manera que nos llegará un correo electrónico cada vez que existan nuevos artículos con nuestros criterios de búsqueda.

Google Académico podría estar haciendo sombra al referente de la búsqueda de información en salud como es PubMed; de hecho, hay un estudio que compara ambos sistemas de obtención de información2. La conclusión de este trabajo es que Google Académico devuelve el doble de artículos relevantes que PubMed y proporciona un mayor acceso a los textos completos gratuitos.

Actualmente, la tecnología de búsqueda está migrando hacia herramientas que sean capaces de “interpretar” el contenido de la búsqueda y no solamente localizar una serie de caracteres dispuestos en el mismo orden con una serie de reglas. Estas “búsquedas inteligentes” se incluyen dentro de la denominada web semántica3. Existen buscadores generales dentro de la denominada web semántica4 y buscadores sanitarios avanzados como GoPubMed (gopubmed.org), que se basa en búsquedas inteligentes de conceptos biomédicos dentro de la base de datos de PubMed y que ha sido desarrollado por la Universidad Técnica de Dresde, Alemania.

Pero no solamente se busca a través de buscadores más o menos potentes o con estructuras semánticas más o menos complejas. Hoy en día, las redes sociales y los blogs suponen una fuente de conocimientos importante donde se comparte información propia o ajena.

Si tenemos un grupo de profesionales que comparte información científica a través de enlaces que nos llevan a las fuentes de la información, tenemos una colección importante de recursos actualizados y que previamente ha sido filtrada por un grupo profesional de forma libre. Esta labor de “filtrado” (si alguien comparte algo, es porque cree que es importante o interesante) nos está seleccionando contenido de calidad.

Esta labor se denomina content curation o “curación de contenidos” (de una horrible traducción literal del inglés).

Actualmente, existen en Internet herramientas específicas que nos permiten elaborar una serie de “boletines” seleccionando contenido de diversas fuentes (redes sociales) y “empaquetarlo” o “encapsularlo” como Paper.li (paper.li), Scoop.it (scoop.it), Storify (storify.com) o Summify (summify.com), y posiblemente, el futuro inteligente de la red vaya por el camino de poder etiquetar y encapsular el conocimiento en estructuras que se puedan identificar y localizar, con un contenido que siga una serie de patrones y que se pueda compartir.

Bibliografía

1. Cómo realizar búsqueda avanzada en Google – YouTube [Internet]. [consultado 21 Nov 2013]. Disponible en: youtube.com/watch?v=5kcPoLhp03M

2. Shariff SZ, Bejaimal SA, Sontrop JM, Iansavichus AV, Haynes RB, Weir MA, et al. Retrieving clinical evidence: a comparison of PubMed and Google Scholar for quick clinical searches. J Med Internet Res. 2013;15:e164. [consultado 19 Nov 2013]. Disponible en: jmir.org/2013/8/e164

3. Web semántica – Wikipedia, la enciclopedia libre [Internet]. [consultado 21 Nov 2013]. Disponible en:es.wikipedia.org/wiki/Web_sem%C3%A1ntica

4. Nuevas formas de buscar o cuando Google me parece aburrido | Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC [Internet]. [consultado 21 Nov 2013]. Disponible en: nuevastecsomamfyc.wordpress.com/2011/11/05/nuevas-formas-de-buscar-o-cuando-google-me-parece-aburrido/